El empleo en las agencias inmobiliarias rompe su techo